Facebook Twitter Youtube Flickr 
Inicio Cursos gratuitos de amaxofobia
Fundación CEA ayuda a superar el miedo a conducir a víctimas de accidente de tráfico

Fundación CEA gracias a la ayuda de la DGT, ha llevado a cabo cursos de formación para personas que sufren amaxofobia a raíz de haber sido víctimas de accidentes de tráfico. Los alumnos han recibido formación gratuita específica y terapéutica para afrontar sus miedos a conducir y conducir de forma segura, algo que les ayudará a tratar y superar su fobia.

Los Cursos de Conducción Segura y Preventiva organizados por Fundación CEA han sido totalmente gratuitos; se han realizado en Madrid y Sevilla; han contado con la participación de psicólogos y formadores viales especializados en tratamiento de la amaxofobia; han combinado la psicoeducación con prácticas de conducción segura en circuito cerrado, aportándoles una visión más clara de cómo afrontar una situación de emergencia y superar el miedo a conducir.

Este curso se ha enfocado a personas que hayan sido víctimas de accidente de tráfico y que padezcan síntomas relacionados con el miedo a conducir, pudiendo haber desarrollado una fobia al respecto en diferentes grados de negación pero sin haber dejado de conducir totalmente.

En las jornadas teóricas, el psicólogo Ignacio Calvo experto en amaxofobia, explicó en qué consistía la enfermedad, cuáles son sus síntomas y diferentes técnicas y estrategias para afrontar el problema, como técnicas de relajación y focalización de la atención (Mindfulness), manejo de pensamientos negativos y catastrofistas, autoinstrucciones positivas, terapia de aceptación y compromiso, abordaje de sentimientos de culpa, pensamientos autocastigadores y diseño del afrontamiento gradual hacia la fobia.

Durante el curso práctico en Circuito, los alumnos estuvieron acompañados por el instructor jefe de la Escuela de Conducción CEA, Jaime González, para la realizaron de diversas prácticas para el aprendizaje de una conducción más segura y efectiva en situaciones de emergencia. Los alumnos aprendieron la ergonomía de la conducción, la utilización correcta del volante, con manos paralelas como manoteo, la técnica correcta a utilizar en caso de que el vehículo se deslice, así como la importancia de la distancia de seguridad. De manera voluntaria, todos los participantes tuvieron la oportunidad de probar el simulador de vuelcos y el simulador de impactos.

Los alumnos han manifestado abiertamente, como así recogen diferentes medios de comunicación por los que fueron entrevistados, su satisfacción con el resultado del curso y lo aprendido a lo largo del mismo, según nos dicen: “Vuelven a confiar en ellos mismos y se ven capaces de ponerse al volante sin miedo”.